LOS ACONTECIMIENTOS MÁS RELEVANTES
DEL MOTOCICLISMO MUNDIAL

Renee Bennett, una ama de casa muy trialera

Renee Bennett, una ama de casa muy trialera
Renee Bennett fue un nombre muy reconocido en el mundo del motociclismo durante los años 50 a 70, perteneciente a la bella piloto inglesa que competía en carreras de enduro y trial a pesar de la opresión que existía hacia la figura femenina en dicha época. Bennett fue la primera mujer y madre que obtuvo en diferentes ocasiones medallas de los 3 y 6 días de trial. Renee Bennett es originaria de Canning Town, una pequeña ciudad ubicada al este de Londres, donde su familia dirigió las tiendas de bicicletas y motos Wag Bennett. Desde pequeña Renee se rodeó de adrenalina y de amor por las dos ruedas, y se volvió experta en el tema gracias a su padre, quien no compartía la idea de que la mujer era el sexo débil, y para demostrarlo, el manejo de la tienda lo llevaba tanto él como su esposa Esther y sus dos hijos. Desde los 4 años Renee incursionó como mecánica cambiando los focos y baterías de las motos, así como cobrando los servicios a los clientes. Desde pequeña sus padres sabían que sería una chica dura; sin embargo, su madre Esther se encargó de que nunca perdiera la esencia femenina y su incomparable delicadeza para dirigirse a los demás.
La infancia de Renne no fue muy placentera, ya que a inicios de los 40 se desencadenaría la Segunda Guerra Mundial, y su casa y su tienda principal fueron uno de los objetivos del bombardeo. Lo perdieron casi todo, la infraestructura de su patrimonio quedó sostenida apenas por unas vigas de madera. La vida diaria de los Bennett se volvió un acto de supervivencia durante la guerra, ya que tenían desde que guardar el agua de lluvia para tener qué beber, hasta huir incontables veces a los refugios subterráneos para resguardarse de los ataques del enemigo. Estas condiciones terribles por las que tuvieron que pasar les sirvieron para templar su carácter, superarlas y usarlas como motivación para que, una vez terminada la guerra, pudieran sobresalir y levantar la tienda nuevamente. Sin duda esto ayudó a forjar la personalidad de Renee, tenaz y sobresaliente.
Después de la guerra, Wag equipó de motocicletas al ejército inglés, y por muchos años fueron consideradas las mejores motocicletas. Mientras tanto, Renee abandonó el colegió para ayudar a cumplir con la fuerte demanda que había de las motocicletas. Ya para ese entonces eran concesionarios de Ariel, Triumph, Panther y AJS, entre otras más. Esta diversidad fue un magnífico  pretexto para que a Renee le permitieran montar una deseada James Captain 198 cc, su fiel compañera, y con la que dominaría las calles de la ciudad. En 1956 contrajo nupcias con Howard Powell, poseedor del título de fisicoculturismo en Reino Unido. Ese mismo año Renee se convierte en madre de la pequeña Julie. Ahora era esposa, madre y dueña de una tienda de motocicletas en el East Ham de Londres. Una vez que Julie tuvo la edad suficiente de caminar, Renee decidió convertirse en piloto de terrenos sinuosos, es decir, piloto de trial. Montó a diario en los terrenos baldíos cercanos y compitió todos los domingos en Kent y Surrey en pruebas cronometradas junto a su esposo Howard, apasionado también de las motos.
Renee conquistó las competencias y los corazones de Inglaterra, con su personalidad tan delicada y su forma de vestir tan femenina. Esas blusas y suéteres color pastel, guantes y casco rosas sobresalían ante los caminos de tierra y lodo, ¡hasta la Greeves 250 cc combinaba con su femenino atuendo! Ya era toda una madre todoterreno. En 1961 Renee obtuvo miles de moretones, pero también la medalla de oro en la prueba escocesa de 6 días de trial. Sería la primera competencia que marcaría la trayectoria de éxitos de la mamá piloto, para posteriormente seguirle la medalla del Weroh Three Day Enduro, donde dominó la pista con una Bultaco Enduro 250 cc. En 1964 dio a luz a su segundo hijo, Charles. Ahora debía dividirse entre ser madre de dos niños, esposa, administradora de una tienda de motos, piloto de trial y, por si esto no fuera poco, trabajaba como doble de escenas con motocicleta en películas de cine. Renee también vivió la experiencia de ser actriz y modelo de maquillaje y prendas de vestir por algunos años. Era la sensación del momento, y todos se preguntaban cómo una mujer ama de casa podía vencer a un puñado de hombres en una disciplina tan ruda.
En 1973 obtuvo su última medalla en los 6 días de trial sobre su Bultaco. Se puede decir que fue su última competencia como tal, pues su fama había crecido tanto que personalidades de toda Europa y Estados Unidos la buscaban para comprar sus motocicletas. Renee Bennett y su esposo se hicieron famosos por patrocinar a muchos jóvenes pilotos de trial en la década de los 80, a quienes equipaban con cascos y trajes, y su propio nombre iba firmado en el tanque de gasolina de los jóvenes pilotos, junto con su respectivo cheque cuando obtenían victorias. El espíritu competitivo y el amor por las motos de Renee continuaron hasta la década de 1980. Hizo su propia competencia: la prueba de principiantes Rayo de Sol de Renee Bennett, que se convirtió en un evento muy esperado cada año. Actualmente Renee continúa administrando su concurrida tienda de motos en East Ham en compañía de hijos y nietos. Renee Bennett es considerado uno de esos modelos femeninos que han marcado la pauta para competir contra los estándares de género. Con su valentía y pasión por las motos es reconocida en esta edición tan especial de MOTOCICLO.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

Galerias