De la música, al motociclismo. Genichi Kawakami

De la música, al motociclismo. Genichi Kawakami

El consorcio Yamaenichiha Corporation, es hoy en idea una de las empresas japonesas más exitosas en el mundo, ya que tiene presencia en los cinco continentes en los cuales exporta y produce una gama de productos que van desde Órganos musicales hasta motocicletas tipo Cross, pasando por flautas escolares, y motores marinos para embarcaciones.

La historia se remota al año 1889 cuando Torakasu Yamaha comienza comercializar sus órganos musicales, por medio de su recién creada empresa Yamaha Organ Company. Durante casi 60 años Yamaha fue una empresa líder en el ámbito musical, ninguna empresa de instrumentos podía competir con esta, producía desde la flauta más pequeña, hasta órganos que abarcaban la parte trasera de enormes iglesias.

Pero ¿Cómo fue que Yamaha dio pie para empezar a comercializar motocicletas entre la fabricación de instrumentos musicales? Tras la muerte del Sr. Torakasu, Kaichi Kawakami adquiere la presidencia de la compañía Yamaha, dándole el renombre a la marca con la venta de pianos de cola y órganos. Para posteriormente pasar la presidencia a su hijo Genichi Kawakami quien introduce la comercialización de motocicletas a la marca.

Genichi nace un 30 de enero de 1912 en Hamakita, Japón, creció inmerso en el mundo de la música y la fabricación de instrumentos, debido a que su padre Kaichi Kawakami era el director de Yamaha en ese entonces. Pero a pesar de tener una vida que giraba en torno a la música, Genichi era un joven apasionado por la velocidad, estaba inclinado hacia los aviones de la segunda guerra mundial.

Una vez graduado de la Escuela Comercial de Takachiho, su padre lo convence de integrarse a la empresa en el año de 1937, convirtiéndola en el principal fabricante de pianos del mundo. Pero no fue hasta dentro de 13 años después cuando heredó el mando de la compañía, en el año 1950 es cuando Genichi cambió el rumbo que habían impuesto hasta entonces las otras generaciones.

Genichi diversificó la fabricación de productos, introduciendo hélices de madera para aeroplanos, aprovechando la segunda guerra mundial claro. Posteriormente, gracias a su espíritu innovador pasó a fabricar las hélices pero de metal. Sin embargo, una vez que la guerra se había disipado, el material y el equipo que se había adquirido para la fabricación de las hélices quedaron sin uso alguno.

Él estaba convencido de que el mercado recreativo tenía un futuro brillante en Japón, las costumbres y la osadía de la libertad que tenían otros países como Estados Unidos y Europa lo convencieron de ello en una de sus visitas a estos países. Fue así como bajo su liderazgo, Yamaha aprovechó el dominio de las técnicas de tratamiento de materiales utilizados en los pianos para fabricar los componentes metálicos de las motos, recuperando y adaptando la tecnología metalúrgica abandonada tras la Segunda Guerra Mundial, para producir la primera motocicleta, la YA-1, conocida como “aka tombo”, o la libélula roja. Las motos tenían depósitos de combustible pulidos a la perfección por los trabajadores de la división de pianos. Las YA1 de cinco caballos fueron preparadas de manera standard para su estreno en la competición en el Monte Fuji, aunque se equiparon con neumáticos especiales, adaptados a la tierra volcánica que había en el escenario de la prueba.

Fue un éxito rotundo la ideología que Genichi adaptó en la marca. Ya no solo se producía música en su empresa, ya se estaba produciendo experiencias, adrenalina y sobre todo pasión con la comercialización de motocicletas; dado a ello, en 1955 se aventura y lanza su primera línea de motores, Yamaha Motor Company. El 2 de octubre de 1958, se establece formalmente Yamaha de México. Durante los años setenta Yamaha de México se consolidaría como la principal empresa vendedora de motocicletas, llegando a vender 170 vehículos por mes.

En 1974 las dos líneas principales de Yamaha Company se dividirían en Yamaha Motor México y Yamaha Musical México.

El Sr Genichi siguió con sus ideas innovadoras pero dentro del sector tradicional de la empresa, la música, y embarcó a Yamaha en la creación de una red internacional de escuelas de música, la primera de las cuales se fundó en Los Ángeles en 1964. A su vez, fue pionero en la apertura de laboratorios de investigación para aplicar la electrónica a los instrumentos convencionales.

Fallece el 25 de Mayo (2002) en Hamamatsu a la edad de 90 por causas naturales siendo considerado el hombre tenas y de ideologías emprendedoras que dio fortaleza a la Marca Yamaha.

Personalidades repletas de tenacidad, perseverancia y emprendedoras son quienes suelen sobresalir en el mundo de las motos por sus grandes aportaciones a este, no dejes de conocerlos en nuestra próxima edición de MOTOCICLO.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

Galerias