Suzuki GSX-S 1000 2021

Suzuki GSX-S 1000 2021

En los últimos años Suzuki, no ha presentado modelos completamente diferentes a lo que estábamos acostumbrados a ver, ya que se han concentrado en hacer modelos más exclusivos en características técnicas, comportamiento y prestaciones. Además que nos sorprendieron al sacar a la luz la tan esperada Suzuki Katana.

En esta ocasión nos presentan la GSX-S 1000 2021, una motocicleta completamente renovada desde su diseño hasta su motor que parte también hacía su potencia que supera los 150 CV, además que la electrónica destaca por ser de última generación.

La transformación es inteligente, ya que Suzuki ha logrado lograr un aspecto completamente nuevo para la GSX-S1000 sin tener que invertir mucho en un rediseño mecánico completo.

Todos los componentes grandes y costosos (el cuadro, el motor, la suspensión, el basculante y las ruedas) se conservan en gran medida sin cambios o con pequeños ajustes, pero están envueltos en una carrocería que transforma por completo el atractivo de la motocicleta y rematados con un revestimiento de electrónica moderna.

El motor sigue siendo el diseño basado en GSX-R1000 K5 del modelo anterior, pero con cambios para mejorar las emisiones sin reducir el rendimiento. Sus raíces pueden remontarse a 2005, pero el K5 es ampliamente considerado el punto culminante de la historia de la GSX-R1000, por lo que el motor es un gran punto de partida.

Las modificaciones incluyen nuevos árboles de levas con diferentes perfiles de levas y menos superposición, nuevos resortes de válvula, un embrague diferente, nuevos cuerpos de mariposa, una nueva caja de aire y un escape revisado con un convertidor catalítico adicional.

Si bien las emisiones mejoradas a menudo van de la mano con una potencia reducida, la GSX-S1000 2021 en realidad obtiene un par de caballos de fuerza más que antes, alcanzando un máximo de 150 CV (152 CV) en lugar de 148 CV (150 CV). También acelera más, con una potencia máxima de 11.000 rpm en lugar de 10.000 rpm.

vinculados a un selector de modo de conducción que permite tres mapas de motor, todos con la misma potencia máxima pero una entrega diferente. También hay un sistema de control de tracción de cinco modos (que se puede apagar por completo si lo desea), además de un tablero mejorado que proviene del GSX-R1000 actual, aunque sigue siendo un diseño LCD simple en lugar de un TFT a color como se usa al aumentar número de sus rivales.

Un cambio rápido de subida y bajada, que incluye un sistema de aceleración intermitente para cambios descendentes, también es estándar, junto con un sistema de arranque del motor de un toque y una asistencia de bajas revoluciones que ayuda a prevenir paradas al aumentar las revoluciones del motor a medida que se acopla el embrague.

Una motocicleta que deseamos probar y sentirla, pero no será hasta finales de año cuando tal vez este pisando nuestro país.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

PATROCINADORES

Galerias