Menú

LOS ACONTECIMIENTOS MÁS RELEVANTES
DEL MOTOCICLISMO MUNDIAL

Racer-X, la excentricidad plasmada en una moto eléctrica

Racer-X, la excentricidad plasmada en una moto eléctrica

Las motocicletas eléctricas han ingresado al mercado como una estrategia de solución tanto de movilidad como del medio ambiente, sin embargo, esto ha dado pie a que ciertos diseñadores explayen sus ideas para crear diseños extravagantes, a otro nivel. Ya no hace falta un depósito o un motor de combustión que deba ponerse en la moto de una forma predeterminada. Ahora los diseñadores pueden jugar mucho más con la creatividad. Tal es el caso del Racer-X, la motocicleta que ha desafiado las reglas de lo que se debe y no se debe hacer, con un diseño completamente futurista, semejante a ese tipo de motocicletas que podemos ver en la pantalla grande, bastante adoc para los años 2050.

El nombre de la motocicleta le hace honor al diseño que posee, corre como el viento y el diseño está compuesto por dos líneas cruzadas, algo así como una X. Así es, la Racer-X es una letra X con llantas. El creador de este valiente diseño es el constructor y diseñador de motos Mark Atkinson; no es la primera vez que Mark sobrepasa el lineamiento de lo convencional, podemos ver en el pasado la BMW Alpha que creó para los amantes de lo inusual.

Mark nos comenta que la idea para el diseño de la Racer-X inició preguntándose a sí mismo: ¿Qué podría construir si no tuviese ninguna imagen de lo que es una moto? “Lo único que tenia claro era que tenia que tener un motor eléctrico y os ruedas y que los tanques de gasolina en las motos era algo muy tonto”. Con el espacio disponible sin el tanque de gasolina dio pie al vuelo de su imaginación. Mark quería que la suspensión y la dirección estuviesen en un mismo eje. Dibujó una X en una servilleta y a partir de ese boceto fue desarrollando la idea.

La Racer-X posee un chasis tubular de aluminio y la carcaza de la moto son paneles de carbono.  Le cedió el motor que llevaba, anteriormente tenía una potencia de 38 kW (unos 50 CV) para suministrarle energía al motor por medio de unas baterías provenientes de un Nissan LEAF. El mismo Mark fabricó un servomotor controlado por un Arduino por medio de un software de código libre, lo que provoca que el eje de la dirección está desplazado del centro de la rueda para poder estar unido al chasis. Y precisamente por su estructura tubular en forma de equís, no tiene una llanta con rines, como tienen las motos convencionales. Por eso existe un espacio en el centro de la llanta.

Sin duda alguna, esta moto eléctrica será una de las favoritas en el mercado de los geeks, ya que los expertos en el tema la relacionan como un vehículo que pudieran manejar los integrantes de los X-Men por ejemplo. Si deseas contemplarla, la Racer-X está exhibida en el Museo de la Automoción de Peterson en los Ángeles, desde el 6 de abril y seguirá disponible al publico durante un año más.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

Galerias