Lawrence de Arabia y sus exclusivas motocicletas Brough Superior

Lawrence de Arabia y sus exclusivas motocicletas Brough Superior
Aquellos que hayan visto la película Lawrence de Arabia, acerca del famoso oficial inglés que logró unir a las tribus árabes durante la Primera Guerra Mundial y derrotar a los turcos, recordarán que la cinta abre con la secuencia en la que T.E Lawrence, montado en una motocicleta negra con motor en V emprende una veloz carrera a través de la campiña británica, misma que termina en un terrible accidente que le quita la vida al famoso escritor y soldado.
Thomas Edward Lawrence, mejor conocido como T. E. Lawrence o Lawrence de Arabia, era un oficial del ejército británico que desempeñó un importante papel durante la revuelta árabe contra el dominio otomano durante la Gran Guerra y también fue arqueólogo. Lawrence era un gran entusiasta de las motocicletas, y lo más interesante es que poseía una colección de ocho ejemplares pertenecientes a la excéntrica marca Brough Superior. Dicha firma era exclusiva de los hombres adinerados de la época, pues eran consideradas “los Rolls-Royce de las Motocicletas”, por su gran rendimiento, calidad superior y un diseño sumamente elegante.
Lawrence amaba el motociclismo y a sus motocicletas, y decía que eran “rápidas y ligeras”; pensaba que montar una de ellas era mejor que montar cualquier animal sobre la tierra. Fue dueño de siete Brough Superior y un enamorado de la marca que nunca se preocupó por los costos. En ocasiones se inspiraba en ellas para crear poesía: “Me ama, me da cinco mil veces más velocidad que cualquier extraño”, escribió al referirse a su moto Boa, una Brough de 1922.
Como en muchos otros casos de fabricantes de motocicletas de esa época (e incluso de la actual), Brough no fabricaba todos los componentes que integraba a sus máquinas. De hecho, los motores eran comprados a un famoso proveedor inglés de nombre J. A. Prestwich que producía bajo la marca J.A.P., para después refinarlos aún más.
El modelo cúspide de la línea denominado SS100 tenía un motor J.A.P. de dos cilindros en V de 988 cc con pistones de aleación ligera y propulsaba la motocicleta a través de una caja Sturmey-Archer de tres velocidades. Este modelo se entregaba al cliente con un certificado que afirmaba que la máquina había sido probada a 100 millas por hora en el óvalo de Brooklands y que funcionaba a la perfección. Nada más hay que imaginarse que unos 100 mph (160 kph) en 1925 serían el equivalente de… ¡más de 300 kph en la actualidad!
La leyenda de las Brough Superior persiste hasta nuestros días, pues ninguna colección famosa de motocicletas en el mundo se puede considerar completa si no cuenta con uno o varios ejemplares de esta marca. Hacerse de ellos no es fácil y tampoco barato. En las principales subastas del mundo una Brough Superior en estado de concurso cambia de dueño por sumas que van de 40 mil a 2 millones de dólares. La moto en la que murió Lawrence de Arabia se vendió hace poco por una cantidad que el comprador se rehusó a dar a conocer públicamente.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

Galerias