Della Crewe y su travesía como motociclista pionera

Della Crewe y su travesía como motociclista pionera
En 1914 Della Crewe inició una aventura, de esas que se hacen una sola vez en la vida. Empezó un viaje desde Waco, Texas, y recorrió los confines de Estados Unidos. ¿Y por qué se distingue Della en el mundo del motociclismo? Porque en aquella época únicamente los que pertenecían al género masculino eran los que podían presumir el kilometraje de sus viajes. Una travesía como aquella era propia de un hombre. Nació en Racine, Wisconsin, y a los 29 años Della trabajaba en Waco como manicurista. Sin embargo, incluso antes de emprender su aventura en moto ya era una viajera experimentada. Ella había viajado por gran parte de América del Norte, y vivió durante siete meses en Panamá. Al estar de regreso en su ciudad natal, Racine, se le metió en la cabeza la idea de tener una moto. Al llegar a Wisconsin se percató de que en la ciudad ya había bastantes motos, y su sobrino le sugirió que adquiriera una, pues sería “ideal para viajar por todas partes”. Y aunque él estaba bromeando, a ella le pareció interesante la idea.
Un día Della tramitó la licencia, se compró una bicilíndrica Harley Davidson del 1914, le instaló un sidecar, la condujo por su pueblo y alrededores durante diez días, y al onceavo día se convenció de que las motocicletas eran lo suyo. Así que llenó el sidecar de la Harley con algo de equipaje y se decidió a partir. En su despedida, los vecinos de la ciudad le regalaron un cachorro de terrier, para que fuera un recordatorio constante de que querían que volviera a casa. Della nombró a al cachorro Trouble (que en español significa “Problema”), y les aseguró que sería el único problema que tendría durante el viaje. Y así fue como el perro la acompañó en su sidecar. Su primer destino sería Nueva York, pero antes de llegar a la ciudad Della fue participando en eventos de motocicletas a lo largo del trayecto. La moto ya tenía 8 600 km y había viajado únicamente por Texas, Oklahoma, Kansas, Missouri, Illinois, Indiana y Ohio. Se puede decir que los eventos a los que concurrió Della eran las primeras concentraciones de bikers. Al estar de regreso en su ciudad natal, Racine, se le metió en la cabeza la idea de tener una moto. Al llegar a Wisconsin se percató de que en la ciudad ya había bastantes motos, y su sobrino le sugirió que adquiriera una, pues sería “ideal para viajar por todas partes”. Y aunque él estaba bromeando, a ella le pareció interesante la idea.
Su trayecto lo hizo en caminos sinuosos, empolvados, llenos de lodo y nieve, pero sus 150 cc de la Harley nunca la abandonaron. Tras pasar seis meses en ruta llegó finalmente a Nueva York, y de ahí se puso de destino-meta llegar al Caribe y Centroamérica. Para entonces Della ya era conocida por todo Estados Unidos y comenzó a generar muchas noticias y menciones. Recordemos que eran los primeros años del siglo XX, pero Della había llegado para revolucionar la equidad de género. Antes de partir de Nueva York el concesionario local de Harley-Davidson celebró a Della en grande por haber llegado a esa ciudad. Lo que parece un disco de freno delantero en las fotos de su moto realmente era el cuentakilómetros, y para entonces había recorrido más de 8 000. Su siguiente parada fue Florida, en donde compró un boleto para La Habana, y ya en la isla la recorrió de arriba abajo en compañía de amigos motociclistas. Posteriormente se embarcó rumbo a Panamá, y justamente le tocó la inauguración del famoso canal de esa capital.
Después recorrió Jamaica y finalmente Puerto Rico, donde viajó por la mayoría de sus localidades y cumbres montañosas. A continuación retornó rumbo a los Estados Unidos de nuevo. Della regresó a Atlanta y de ahí visitó las Carolinas, Washington, D. C. y también Filadelfia antes de volver a Nueva York. Ya para entonces llevaba recorridos más de 17 000 kilómetros. Y fue así como terminó la travesía de Della, siempre acompañada por su fiel amigo canino Trouble. Della se quedó a residir en Los Ángeles y se dedicó otra vez a ser manicurista. Tal vez para nuestra época la hazaña de Della Crewe no es tan extraordinaria como la de muchos otros viajeros en moto. Sin embargo es única si consideramos que en aquella época la infraestructura de las carreteras y las zonas urbanas no era tan sofisticada y cómoda como la que actualmente tenemos, y que, sobre todo, era muy marcada la discriminación de género. Della Crewe se convirtió en una heroína por su hazaña, y definitivamente es un personaje que queda como un ejemplo a seguir para muchas mujeres.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

Galerias