Honda Motocompo: así era la motocicleta mitad scooter y patinete plegable eléctrico

Honda Motocompo: así era la motocicleta mitad scooter y patinete plegable eléctrico
Esta diminuta motocicleta fue algo muy parecido a lo que actualmente fabricantes como BMW, Volkswagen, Audi o Mercedes-Benz están buscando con los patinetes eléctricos cuya finalidad es que se pudiera transportar en el maletero del coche. El proyecto presentado por Honda para dar una solución de movilidad definitiva consistía en un Honda City, un pequeño coche utilitario con un motor de 1.2 litros de gasolina y caja de cambios manual de cinco relaciones en cuyo maletero entraba a la perfección.
Es más, la Motocompo se diseñó como un accesorio para el Honda City. Las medidas de esta pequeña moto con forma de ladrillo se acotaron al espacio disponible en la parte trasera del utilitario, quedándose en 1,19 metros de largo por 0,53 de ancho y 0,91 de alto contando con el manillar desmontable. Las barras del manillar se pliegan sobre sí mismas al desbloquearse mediante unas roscas situadas en la parte superior, las estriberas se pliegan, el asiento se rebaja y una tapa con llave cubre la parte superior dejando a la Motocompo lista para entrar al maletero. Una solución compleja para un problema de movilidad bastante sencillo. La mecánica escogida para mover a este microscooter se confiaba a un motor monocilíndrico de dos tiempos con 49 centímetros cúbicos con embrague automático y arranque a patada, cuya potencia final era de 2,5 CV. Su mecánica, unida a la estética un tanto cuestionable hacía que la Motocompo pareciera una pequeña máquina de jardinería más que una moto al uso.
La pequeña motocicleta contaba con una banda lateral reforzada con unos rebajes a modo de asideros con la leyenda ‘carrying point’ y que incluían pequeñas argollas para asegurarla en el coche. Contaba con un peso de 45 kg por lo que era considerada relativamente liviana. Las Motocompo utilizaban un sistema de batería recargable que incluía un pequeño enchufe en el lateral izquierdo con el que tener siempre lista y cargada la pequeña moto portátil, además de un antirrobo integrado y un cierre para poder dejar un casco colgado. Honda situó la producción estimada en cerca de 10.000 unidades al mes, pero no llegó a superar por mucho las 3.000 unidades mensuales, obtuvo una producción total en 53.369 unidades al final de su vida comercial en 1983. Por eso a día de hoy es tan difícil encontrar una Honda Motocompo en buen estado y, unido a su rareza, se ha convertido en un objeto exclusivo para los coleccionistas de motos. Más difícil aún es encontrar una Motocompo que permanezca junto a su respectivo Honda City.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

Galerias