Evel Knievel, el temerario acróbata en motocicleta que sufrió más de 400 fracturas

Evel Knievel, el temerario acróbata en motocicleta que sufrió más de 400 fracturas

Desafiar al peligro, esquivar a la muerte; ser un temerario también puede ser un arte. Aunque hay que tener la confianza intacta, una seguridad abrumadora, nada que perder y todo por ganar. Evel Knievel fue el primero que logró asombrar al mundo entero a bordo de una motocicleta y definió un estilo. Pero lo hizo a fuerza de golpes.

Muchas de sus pruebas terminaron mal, lo que le generaba cada vez más popularidad. Llegó un momento en que las multitudes que acudían a sus convocatorias se acercaban más por el morbo de presenciar un final trágico que una proeza deportiva. Casi siempre Knievel no alcanzaba el objetivo y terminaba en el hospital con algún hueso roto.

Fue el precursor de los festivales que ahora monopoliza una bebida energizante, los X-games y algunas pruebas de circo con motocicletas. Pero su adicción al alcohol le jugó en contra: en un bar lo desafiaron a saltar un cañón y aceptó, por tozudez y no por haberlo pensado realmente. Pero era impulsivo y se mandó a construir una moto-cohete. El final no fue el mejor, pero vivió para contarlo.

Evel Knievel fue muy popular en Estados Unidos en la década del 70 e inspiró el personaje de Lance Murdock en el episodio “Bart el temerario” en el que el hijo varón de Los Simpsons quiere saltar un acantilado a bordo de su patineta, pero a último momento es su padre Homero quien toma su lugar. Tanto Homero como Knievel no llegaron a la otra orilla y cayeron al vacío.

Robert Craig Knievel nació un 17 de octubre de 1938 en Butte, Montana. Fue criado por sus abuelos en un pueblo minero y a los ocho años presenció el show de Joey Chitwood’s Auto Daredevil’s Show que cambió su vida para siempre.

A partir de ese momento empezó a realizar saltos en la calle a bordo de su bicicleta para deleitar a sus amigos del barrio. Y se dio sus primeros golpes. Le perdió el miedo a la velocidad, a las alturas y al asfalto. En realidad, le perdió el miedo a todo.

Una vez entrado en la adolescencia, Robert se ganó el apodo de “Evil” (malvado) por sus fechorías: cayó detenido varias veces por la policía por robar motos, tiendas y otros delitos menores. En una persecución policial se cayó y se rompió la clavícula. A los 13 años, sus abuelos finalmente decidieron regalarle su primera motocicleta y Robert desde ese momento no dejó de pensar desafíos y hazañas.

Había practicado atletismo, saltó de esquí y hockey sobre hielo, pero su pasión estaba en las motos. Abandonó la escuela secundaria, trabajó en la mina de cobre de Butte donde causó un enorme apagón al chocar con una excavadora contra la principal fuente de energía de la ciudad mientras intentaba levantar las ruedas delanteras; después encadenó diversos trabajos hasta que consiguió uno que le calzaba justo: vendedor de motos. Fue un hábil vendedor que incluso ofrecía 100 dólares de descuento al cliente que lograra vencerlo en una pulseada.

La figura de Evel Knievel fue muy popular en la década del 70. En 1974, el famoso boxeador Muhammad Ali lo rotuló como “el Ali blanco”. Se hicieron dos películas sobre su vida (“Evel Knievel” en 1971 y “Viva Knievel”, en 1977) protagonizadas por él mismo. También sirvió de inspiración para muchos diseñadores de juguetes. Y su familia demandó a Disney/Pixar por el personaje Duke Caboom, de Toy Story 4, claramente inspirado en Knievel, que murió el 30 de noviembre de 2007 a los 69 años.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter