Menú

LOS ACONTECIMIENTOS MÁS RELEVANTES
DEL MOTOCICLISMO MUNDIAL

Santiago Guillén, Antonio Veciana y “Dulcinea”, la mejor aventura juvenil de todos los tiempos

Santiago Guillén, Antonio Veciana y “Dulcinea”, la mejor aventura juvenil de todos los tiempos

Santiago Guillén y Antonio Veciana son conocidos por haber emprendido el viaje más curioso y divertido alrededor del mundo, cuando eran estudiantes, ambos montados en una motocicleta Vespa de 1962. Actualmente podemos deleitarnos con el libro de Guillén y Veciana, en el cual relatan a detalle la travesía de 79 días.

Guillén y Veciana nacieron en España, ambos en 1942. Desde su primer encuentro en bachillerato supieron que su amistad sería duradera. Se pasaban el tiempo compartiendo citas e ideas de los libros que leían, así como planeando los viajes que les gustaría hacer cuando llegasen a ser mayores. Pero aunque ya a sus 18 años habían viajado por su país y por algunas partes de Europa, estos jóvenes aventureros estaban sedientos de conocer el mundo.

En 1962, cuando estudiaban juntos la carrera de Derecho en la Universidad de Madrid, Guillén y Veciana ya se encontraban planeando un reto muy ambicioso: dar la vuelta al mundo en 79 días. La idea les surgió después de haber visto en el cine la película La vuelta al mundo en 80 días, y se propusieron realizar esa hazaña, pero en un día menos que Phileas Fogg.

Aunque ya tenían clara la idea principal, la pregunta era ¿cómo llevarlo a cabo? Dedicaron más de dos años a la planificación y a la gestión de recursos, y nombraron a su proyecto “Operación Elcano”. Se ingeniaron para recibir ayuda estatal y del Ayuntamiento de Madrid, una forma de publicitar positivamente el nombre de España en el extranjero, en una época en la que este país no tenía una buena imagen por la dictadura franquista.

A los dos estudiantes les parecía que el vehículo ideal para la travesía sería una Vespa, un scooter que se ensamblaba en España, muy conocido en todo el mundo, por lo que sería fácil encontrar refacciones en cualquier parte si fuera necesario.

“Un amigo de un amigo” pudo contactar a los jóvenes con Paola Piaggo, la esposa de Enrico Piaggio, dueño de la marca Vespa, y fue así como Santiago y Antonio consiguieron el scooter 150 cc patrocinado por Piaggio España, al que llamaron “Dulcinea”, en recuerdo de la amada del aventurero Don Quijote de la Mancha.

La aventura de los jóvenes españoles recorría la nación, y fue así que se enteró Salvador Dalí, quien pidió a Guillén y a Veciana que lo visitaran. Ambos acudieron a la casa del pintor, en Cadaqués, donde el excéntrico artista pintó la Vespa con los nombres de Dalí y Gala, su esposa, a cada lado de la moto. Fue toda una obra de arte móvil.

Ya estando listo el financiamiento y teniendo un vehículo hecho una obra de arte, los ansiosos jóvenes estaban listos para empezar la aventura sobre dos ruedas. Guillén y Veciana arrancaron motores en Madrid el 25 de julio de 1962, justamente en la fiesta del día de Santiago.

Recorrieron la costa del Mediterráneo y llegaron a Roma. Después pasaron por Estambul y se adentraron en Asia hacia la India. En Pakistán tuvieron un problema eléctrico que les hizo perder 10 días, los cuales tuvieron que ir recuperando. Luego fueron a Kuala Lumpur, Hong Kong, Tokio y Honolulu, y después llegaron a San Francisco. Cruzaron el continente americano por la Interestatal 80, la segunda carretera más larga de los Estados Unidos, y pasaron por varias ciudades, entre ellas California, Nevada, Nebraska, Ohio, Nueva Jersey, Washington DC y Nueva York. De ahí tomaron un avión a Londres, luego fueron a Francia, y regresaron en la Vespa a Madrid el 12 de octubre de ese mismo año.

El par de viajeros recorrieron 17 países para ser exactos, más de 40,000 km, de los cuales 19,000 fueron sobre la Vespa, por caminos asfaltados, de terracería, empedrado, desérticos… Son inimaginables las anécdotas de las aventuras que pasaron en los diferentes tipos de terrenos en una pequeña Vespa de 150 cc.

Guillén y Veciana quisieron escribir un libro para plasmar su travesía, para lo cual tuvieron que vender a “Dulcinea” a Moto Vespa SA de CV por 100,000 pesetas ($12,000 pesos mexicanos).También recibieron otras ayudas, y fue así como los jóvenes publicaron el afamado libro En 79 días. Vuelta al mundo en Vespa.

Actualmente “Dulcinea” es considerada una obra de arte creada por Dalí, y con una historia forjada por Guillén y Veciana. La podemos encontrar posando en el Museo Piaggio de Pontedera, Italia.

Al viaje de Santiago Guillén y Antonio Veciana se le conoció como la mejor aventura juvenil de todos los tiempos. Si quieres conocer  más acerca de esta historia te recomendamos que leas el libro de estos intrépidos jóvenes.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter