Menú

LOS ACONTECIMIENTOS MÁS RELEVANTES
DEL MOTOCICLISMO MUNDIAL

La intrépida vida de Evel KNievel

La intrépida vida de Evel KNievel

El día de hoy te presentaremos a un controversial personaje que diera de qué hablar por sus intrépidas participaciones acrobáticas durante los años 60 y 70. La fama de su valentía dio la vuelta al mundo por imponer varios récords de salto. Estamos hablando de Robert Caig Knievel, mejor conocido como Evel Nievel.

Robert nació el 17 de octubre de 1938 en la ciudad de Butte, dentro de un condado en el estado de Montana, Estados Unidos. Pasó sus primeros años bajo el cuidado de sus abuelos, y fue durante estos primeros años que  empezó a aventurarse de manera intrépida a bordo de su bicicleta, con la cual intentaba maniobrar distintos trucos. Unos años más tarde, cuando tenía 8 años, acudió a un espectáculo que marcaría y definiría su futuro de manera contundente, se trataba de El Joey – Chitwood´s Auto Daredevil´s Show.

Cinco años después Knievel se hizo de su primera motocicleta, con la que empezaría a realizar sus trucos, y con la cual también tendría sus primeros percances.

Su carrera dio inicio en el año 1965, con sorprendentes apariciones en las que lograba atravesar aros de fuego y saltaba sobre animales exóticos, como víboras y pumas. Además se atrevía a realizar saltos a una velocidad de 300 kilómetros por hora sobre varios coches, con la única seguridad que le podía brindar su paracaídas. Fue de aquí que nació su sobrenombre “Evil”. Uno de sus patrocinadores decidió promocionarlo como Evil Knievel (Malvado Knievel), pero para no dar un cariz negativo al nombre mejor decidió sustituirlo por Evel.

En sus inicios, uno de los saltos que más fama le dio lo realizó en Gardena, California, en donde saltó sobre 16 autos; dicho evento fue muy concurrido por la cobertura que le dio la cadena televisiva ABC. Un par de años más tarde realizó un enorme salto de 46 metros sobre las fuentes de un hotel en Las Vegas, pero en esta ocasión el descenso no fue el esperado y tuvo una impactante caída que lo haría terminar hospitalizado en estado de coma durante un mes.

Tres años más tarde, después de haber asimilado este fatal hecho y de haber dejado a un lado el miedo, participó en un evento al que acudieron alrededor de 60 000 personas en el Houston Astrodome, y aquí dio un salto sobre una fila de trece coches. Un mes más tarde hizo una aparición similar en Canadá, en donde el número de autos se incrementó a diecinueve.

Algo que llamaba mucho la atención de Evil era que durante sus presentaciones aprovechaba para dar mensajes de concientización al público asistente, dirigidos especialmente a los jóvenes, a los que invitaba a alejarse del nocivo mundo de la drogadicción.

En cierta ocasión Knievel fue retado por un amigo a realizar un exorbitante salto a través del río Snake, un alargado caudal situado al noroeste de Estados Unidos. Evil amaba los retos y por supuesto que lo aceptó. Sin embargo no recibió el permiso para llevarlo a cabo. Pero como él estaba decidido a realizarlo alquiló un terreno en el cual pudiera recrear la escena del salto. Para iniciar la hazaña se probó con dos motocicletas sin piloto y en ambos falló. Fue hasta el 8 de septiembre de 1974 que pudo realizarse, pero esta vez a bordo de un extraño vehículo, con forma similar a la de un cohete, al que bautizó como Skycicle. Segundos después del lanzamiento el paracaídas se abrió precipitadamente, obligándolo a caer a las orillas del río, que de haber sido distinto hubiera terminado de forma fatal.

A finales del mes de mayo, en Wembley, Londres, tuvo un accidente al pretender saltar sobre veintiséis autobuses en línea, lo cual culminó con la fractura de su pelvis. Pero esto no le sirvió de escarmiento y cinco meses después regresaría a volar trece autobuses en Ohio.

Corría el año de 1976 cuando el atrevido Knievel intentó cruzar sobre un tanque repleto de tiburones, esta vez en Chicago, pero al caer uno de los espectadores resultó herido, así como un camarógrafo que realizaba la cobertura de la loca hazaña. Por su parte Evel resultaría con graves conmociones cerebrales, así como con fracturas en ambos brazos. Ésta sería su última aparición.

El motociclista estadounidense falleció en noviembre del 2007 a la edad de  69 años, pues su estado de salud ya se había venido deteriorando y no resistió la fibrosis pulmonar que padecía.

¿Cuál ha sido tu mayor locura a bordo de tu motocicleta? Compártela en nuestro Facebook: www.facebook.com/expomotogdv/

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

Galerias