Menú

LOS ACONTECIMIENTOS MÁS RELEVANTES
DEL MOTOCICLISMO MUNDIAL

El motociclismo, la segunda vida de Nélida Iglesias

El motociclismo, la segunda vida de Nélida Iglesias

En 1928 el barrio de Palermo Viejo, ubicado en Buenos Aires, Argentina, vio nacer a Nélida Iglesias… por primera vez. Miembro de una familia humilde, hija de un pequeño empresario dedicado a la venta de refrescos artesanales, desde muy joven Nélida se involucró en la conducción de vehículos, y a sus 16 años ya era la chofer de algunos camiones repartidores del negocio familiar.

Nélida comenzó a hacer historia rápidamente en Argentina, pues debido a las labores que desempeñaba en la empresa de su padre tuvo que tramitar su licencia de conductora, convirtiéndose así en la primera mujer de su país en obtener permiso oficial para conducir cualquier tipo de vehículo.

Con el paso de los años contrajo matrimonio y se convirtió en ama de casa. Su vida se volvió rutinaria y común, aunque nunca se alejó de los paseos en moto, ya que acostumbraba trasladarse en una pequeña Zalleti. Lamentablemente su esposo murió y ella se sumió en una terrible depresión. Intentó refugiarse en un Club de Jubilados con la intención de que le ayudara a sobrellevar su duelo.

La señora Iglesias hizo algunas amistades en el club y participaba activamente en las actividades del mismo, pero confiesa que se aburría. Así que en un ejercicio de introspección aceptó que esa vida no era para ella y, a sus 68 años, Nélida decide nacer por segunda vez. Impulsivamente fue a comprar una EconoPower 90 modelo 1996, motocicleta con la que recorrió 17 mil millas a lo largo y ancho de Argentina durante dos años, y con la que participó en algunos eventos locales de motociclismo. Dos años más tarde adquirió su actual compañera de batallas, una Honda Rebel 250 modelo 1998, la cual ha personalizado con distintos accesorios al paso del tiempo.

La Abuelita Viajera, como también es llamada, tiene hoy 85 años y siempre se le ve con un look estilo rockero poco común para una mujer de su edad. Ya ha recorrido más 110 mil kilómetros de países como Chile, Brasil, Uruguay, Paraguay y su natal Argentina, y ha hecho nuevamente historia en su país al ser la moto-viajera más longeva de la actualidad. Se ha convertido en un ícono del motociclismo y ha sido la inspiración de muchas personas.

En algunas entrevistas ha declarado que a pesar de no tener nietos de sangre muchos de sus compañeros de rodada son como sus nietos, ya que la mayoría son jóvenes.

Nélida ha expresado: “En un momento de mi vida tuve que elegir entre viajar y conocer mi país o quedarme refugiada en el centro para jubilados”. La decisión de Iglesias ya la conocemos. Otra de sus frases célebres: “No hay que quedarse en casa recordando viejos tiempos; por más que uno los llame no van a volver”.

Para esta octogenaria piloto viajar es un gran ejercicio de libertad. Se siente satisfecha con los hermosos paisajes que ha podido conocer desde que comenzó su aventura, y más aún con los cientos de amigos que ha hecho. Al día de hoy ha participado en por lo menos 220 encuentros de moto-viajeros en toda Sudamérica, y sin duda Nélida es un ícono de valentía y un ejemplo a seguir tanto para adultos mayores como para cualquier joven.

No te pierdas las vidas de estos interesantes personajes en nuestras próximas ediciones de MOTOCICLO.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

Galerias