Menú

LOS ACONTECIMIENTOS MÁS RELEVANTES
DEL MOTOCICLISMO MUNDIAL

BATOPILAS, a rodar hacia la inmensidad de la Sierra Madre Occidental.

BATOPILAS, a rodar hacia la inmensidad de la Sierra Madre Occidental.

En esta ocasión, te invitamos a enfrentarte a una aventura que involucra muchos kilómetros y una buena dosis de adrenalina. Equiparte y rodar hacia la Sierra Tarahumara y alojarte en uno de los pueblos mágicos en el que sus alrededores son de los sitios más propicios para el Off Road.

Hablamos de Batopilas, un pequeño poblado que fue fundado en 1708 por el explorador español José de la Cruz y se localiza en el estado de Chihuahua, en lo profundo de una de las barrancas más hondas de la Sierra Madre Occidental, a 500 mts. por lo que su clima caliente permite que  predomine la vegetación semitropical y tropical, así que abundan los huertos con naranjos, mangos, aguacates y papayos, asimismo son comunes las bugambilias, los tabachines y el árbol de la ceiba.

Su nombre significa “Río Encajonado” en Tarahumara, haciendo alusión al río “Batopilas” el cual recorre el fondo de la barranca del mismo nombre y en donde se encontraron ricos yacimientos mineros.

En su época de esplendor fue famoso en todo el mundo gracias a la riqueza que salía de sus minas, llegando a tener hasta 50 mil pobladores. Actualmente cuenta con poco más de mil habitantes y las reminiscencias de su fastuoso pasado en forma de casonas y haciendas de gran valor arquitectónico.

En 1873 fue tan importante su desarrollo que Batopilas fue la segunda población en el país, después de la ciudad de México, que contó con energía eléctrica.

Cuenta con 15 hoteles de diversas categorías con servicios básicos, siendo esto lo que llama la atención a sus visitantes.

Entre sus principales atractivos se encuentran los siguientes:

Barranca de Batopilas.

Impresionante barranca que alcanza hasta 1800 metros de profundidad y en cuyo fondo se puede admirar el serpenteo del río Batopilas. Desde su Mirador de la Bufa se puede tener una vista espectacular de este paisaje serrano.

Hacienda “San Miguel”.

Edificación realizada en adobe cuya construcción data del siglo XIX y que perteneció al magnate estadounidense de la minería Alexander Robert Sheperd.

Misión de San Ángel Custodio de Satevó.

Localizada a 8 kilómetros de Batopilas se encuentra este enorme edificio de ladrillos construido por los frailes Jesuitas entre 1760 y 1764.

La Misión de Satevó.

Ubicada a orillas del río Batopilas y por su imponente estructura y el lugar en el que está construida, en medio de la nada, se le ha llegado a llamar “La Catedral Perdida”.

Iglesia de la Virgen del Carmen.

Templo construido por la orden de los Jesuitas en el siglo XVII que se caracteriza por tener un campanario de una sola pared de dos cuerpos en cuyos huecos se localizan varias campanas y por su sobrio interior en el que se pueden encontrar diversas esculturas y pinturas de caballete.

Otros miradores interesantes en la región son el de la Piedra Redonda, desde donde se observa la Barranca de los Plátanos, arriba de la comunidad de Cerro Colorado, área en las que se encuentran establecidas las comunidades tarahumaras de Munérachi y la Yerbabuena y en donde podrás disfrutar de arroyos y cascadas.

CÓMO LLEGAR:

Hay dos caminos para arribar a la región de Batopilas: el primero parte de Creel (a 247 km de Chihuahua) y el segundo de Guachochi (a 407 km vía Parral).

En ambos casos se toma la desviación a Samachique (a 70 km de los dos lugares) y desde ahí se deben recorrer 55 km de descenso por terracería hasta llegar al fondo de la Barranca y a Batopilas.  Los 55 km se recorren en más o menos tres horas de viaje, que gracias a sus grandiosas vistas de la barranca resulta atractivo.

Si te decides a esta aventura, no olvides prepararte con el equipo de seguridad adecuado y rodar con precaución.

Que disfrutes el viaje.

Los acontecimientos más relevantes del motociclismo mundial.

Suscríbete al Newsletter

Galerias